La semana pasada, en un blog salafista realizado desde España, se publicó el post “Etapas de conquista del Islam” con el siguiente texto:

En un primer tiempo, la comunidad musulmana instalada en un territorio extranjero, al encontrarse en minoría, debe practicar el “Dar al-Sulh”, la “paz momentánea”, para que los infieles (…) permitan el proselitismo islámico (Dawah) en su propio suelo, sin exigir ninguna reciprocidad en tierras musulmanas (…)


En un segundo tiempo, cuando la implantación de la comunidad islámica está confirmada, entra en juego el imperativo de la conquista y de la violencia. Es el “Dar al-Harb”, donde la tierra de la infidelidad se convierte en “zona de guerra”, y en la cual toda resistencia a la implantación del islam debe ser aplastada, ya que su número suficiente hace posible que los musulmanes abandonen la prudencia de los primeros tiempos de la conquista (…)

La tercera etapa es aquella en la que los musulmanes acaban por dominar. Es el “Dar al-Islam”, el “reinado del islam”. Los judíos y los cristianos son tolerados como minorías, sujetos a un derecho inferior como “dhimmis” (“protegidos”) que les sustrae la mayor parte de sus derechos civiles; los paganos politeístas (“idólatras”) y los ateos son perseguidos, y toda la población debe someterse a las reglas sociales del islam (…)

Siguiendo la misma dinámica, encontramos dos grupos salafistas de reciente creación en Facebook en idioma francés. La mayoría de sus seguidores son musulmanes residentes en Francia y Belgica, destacando en menor medida, perfiles de España y norte de África.

Grupo Islam contre Demo(n)cratie, creado el 31 de octubre de 2012

Con 629 seguidores, el grupo Oui à l’Islam! Non à la démocratie, fue creado el 27 de julio de 2012

Produce desconcierto y estupefacción, el ver como se aprovechan de las condiciones del sistema democrático para gracias a la libertad de expresión, proclamarse contrarios a la democracia. Pretendiendo imponer la ley islámica o sharia y destruir el Estado de Derecho mediante acciones encubiertas y técnicas de subterfugio.

Es muy importante mencionar un indicio de salto cualitativo hacia una radicalización mayor, que apareció el viernes 22 de noviembre, en un post del grupo Islam contre Demo(n)cratie, indicando a sus seguidores que ante la grave situación de la Ummah, se cambien a la página Union d’actions pour l’Oummah, donde unirán todas sus páginas con la finalidad de pasar de la condición de mero espectador a activista, reuniéndose en algunas ciudades a partir de enero bajo la bandera del Tawhid (bandera negra con la inscripción de la shahada).

De los grupos salafistas anti-democráticos, destaca una página contra la intervención militar occidental en el norte de Mali. Con 22 seguidores, que se creó a finales de octubre y no tiene actividad desde el 11 de noviembre.

Habrá que seguir sus andanzas, más que nada, para determinar en que consiste el estatus de activismo que pretenden asumir.