Comunicado urgente difundido en redes sociales yihadistas en la noche del domingo 3 de febrero:

Los combatientes preparan emboscadas, uso de artefactos explosivos improvisados y armas anti-aéreas contra el enemigo.

Contraataque Mali 1 - copia

Cientos de yihadistas de Ansar Al-Dine y MUJAO se han puesto a cubierto en las cuevas profundas que ofrece el terreno accidentado de la zona de Tescukh, a unos 50 Km al norte de la localidad de Kidal en el norte de Malí, protegiéndose así de la ofensiva terrestre y aérea lanzada por las tropas francesas.

Según el corresponsal de la Agencia Anatolia, los muyahidines preparan docenas de emboscadas, y la colocación de artefactos explosivos improvisados ​​en las diferentes rutas y carreteras que se espera que utilicen las fuerzas francesas y de sus aliados de la CEDEAO en el árido desierto.

Los combatientes disponen de armas antiaéreas montadas a bordo de sus vehículos. Las han pintado con aceite, y luego recubiertas con arena para esconderlas del acoso de los aviones espía.

Entre las filas salafistas, hay bastantes veteranos de la guerra de Libia, concretamente  de Bengasi y Misrata, donde participaron en numerosas operaciones militares para derrocar al coronel Muammar Gaddafi.

Contraataque Mali 2 - copia

Uno de sus comandantes, “Abu Mohammed Attiya Allah Misrati” ha declarado: “La mayoría de los muyahidines quieren la victoria o el martirio”.

Los habitantes de la zona de “Tescukh” han comentado que los bombardeos de la aviación francesa que se están sucediendo desde la noche del viernes, no han afectado a los yihadistas en sus escondites de las montañas.

La frontera con Argelia, se encuentra a menos de 30 Km, precisamente en la zona donde los franceses dejaron como legado del colonialismo, diversas pruebas con armas nucleares, tanto en superficie como bajo tierra, por lo que no existen tropas desplegadas por la zona ni unidades antiterroristas argelinas.