Un drama que inevitablemente se repite en los conflictos armados y con mayor incidencia en regiones con un entorno de pobreza como ocurre en la zona del Sahel.

Con la intención de ofrecer una visión de conjunto, el contenido del post se divide en dos partes. La primera con una entrada de una página yihadista, y la segunda parte con algunos detalles relatados por corresponsales de prensa.

Muyahid de 10 años 1 - copia

Primera parte:

Fijaos en el siguiente relato para comprobar lo que son capaces de hacer vuestros pequeños hermanos en Allah que alabado y enaltecido sea. Se trata de un niño de 10 años al que intentaron convencer para que abandonase la yihad.

Ousmane Amadou Maiga, presidente de la asociación “Nous pas bouger” (nosotros no nos movemos) de jóvenes de Gao, intentó hacerle cambiar de opinión pero no sirvió de nada. Lo recuerda como un niño que no debía tener más de 10 años y acababa de regresar del frente donde había participado en combates contra el MNLA (independentistas tuaregs). Él se jactaba de su capacidad para desmontar y montar un rifle de asalto en pocos minutos.

Ousmane le dijo: es mejor que te marches a casa para ayudar a tu madre.

El niño respondió: preocúpate tú por la tuya, ¿O quieres que yo deje a los tuaregs que violen a la mía?

Muyahid de 10 años 4

Muchos otros niños lloraban con sus fusiles entre las manos por no haber muerto en combate. Convencidos de que si caen en el frente tendrán acceso directo al paraíso.

La población ve con orgullo como desfilan por las calles bajo el negro estandarte de los salafistas, vestidos con pantalones afganos enrollados por los tobillos. La gran mayoría de los nuevos reclutas son niños, declaran algunos testigos.

Bajo la supervisión de los mandos del MUJAO (Movimiento para la Unicidad y la Yihad en África Occidental, un grupo escindido de AQMI) los valientes jóvenes combatientes aprenden a manejar las armas y practican todo tipo de ejercicios.

En Tombuctú, informaron de la presencia de una katiba (brigada) formada exclusivamente por unos 30 niños de entre 8 y 15 años, bajo el mando de Abu Zeid, uno de los más poderosos emires de AQMI que estableció su sede en un edificio oficial de la ciudad.

Que Allah les bendiga.

Muyahid de 10 años 5

Segunda parte:

Algunos periodistas han descrito como los diferentes grupos islamistas (MUJAO, Ansar Al Dine y AQMI) han reclutado a cientos de menores en Mali en labores de logística, vigilancia y por supuesto para combatir.

Las extremas condiciones de pobreza en la región, provocan que numerosas familias dejen a sus hijos a cargo de escuelas coránicas donde recibirán formación como buenos musulmanes. Los líderes religiosos de estas escuelas (marabús) venden literalmente a muchos de los jóvenes a su cargo (talibés) a las milicias yihadistas, haciendo un próspero negocio a expensas de la situación que han vivido durante los meses bajo dominación islamista.

Algunos chicos han relatado como tras recibir promesas de elevados sueldos, no han obtenido mas que abusos sexuales, vejaciones y maltrato.  Suministrándoles incluso drogas que les permitían combatir ferozmente.

Muyahid de 10 años 6

Al principio de la Operación Serval, tropas malienses detuvieron en Segou a dos yihadistas de apenas 15 años. Y durante los combates por la liberación de Diabali los días 20 y 21 de enero, en los que las tropas francesas y de Mali recuperaron el control de la localidad, al menos cuatro niños soldado murieron.

Dos puntos de vista claramente opuestos de la misma triste realidad.