El pasado viernes 22 de febrero se difundió la noticia de que el Presidente norteamericano Barack Obama había notificado al Congreso el envío de unos 100 soldados a Níger para realizar “tareas de inteligencia” en colaboración con el contingente francés desplegado en Mali que combate a los yihadistas.

Sus funciones serán “proporcionar apoyo para la captación de material de inteligencia y facilitar el intercambio de información en ese ámbito con las tropas francesas que llevan a cabo operaciones en Mali y con otros aliados en la región”.

El 11 de febrero, un mes después de que Francia iniciase la Operación Serval, el Presidente Obama ordenó al Departamento de Defensa disponer de 50 millones de dólares para apoyar esta acción militar.

Mali 24-02-13 (1) - copia

En apenas 24 horas, ya se produjeron las primeras reacciones adversas en las redes sociales salafistas, concretamente en la página de Facebook en árabe “La nación islámica de Mali”, el sábado por la mañana se publicaron dos entradas haciendo referencia a la llegada a Níger de 100 militares de Estados Unidos para participar en la Cruzada que llevan a cabo los incrédulos contra el Islam. Manifestando sentir vergüenza de los gobernantes políticos que permiten tal acción y acusándoles de ser unos malditos cobardes.

Se adjuntan algunos de los comentarios que maldicen y amenazan a los militares occidentales que pisen suelo musulmán.

Mali 24-02-13 (3) - copia

Mali 24-02-13 (4) - copia

El mismo sábado 23 de febrero, en la página de Facebook “Mali cementerio de invasores” se hacían eco de la aparición en Tombuctú hace varios días de un documento de Al Qaeda con medidas para protegerse del ataque de aviones no tripulados o “drones”.

Debido al rápido avance de las tropas francesas, los muyahidines se vieron obligados a huir rápidamente de Tombuctú, dejando olvidado el documento que fue hallado por un periodista de la agencia Associated Press of América.

Al parecer se trata de anotaciones manuscritas de un original en árabe de AQAP (Al Qaeda en la Península Arábiga) la franquicia del grupo terrorista en Yemen, escrito por Abdullah bin Mohammed, que ya había sido publicado en Internet por varios foros y webs yihadistas, pero que adquirió un valor superior tras la muerte por acciones de drones en septiembre de 2011 del clérigo salafista Anwar Awlaki y en junio de 2012 en Pakistán del número dos de Al Qaeda Abu Yahya Al-Libi.

Mali 24-02-13 (5) - copia

Entre las 22 propuestas que contiene el manual, mencionan la disponibilidad de programas de ordenador de origen ruso que pueden ser adquiridos por unos 2.000 dólares, los cuales provocan interferencias en el control de los drones, pudiendo llegar incluso a tomar el control de vuelo de los mismos, siempre que se disponga de la experiencia informática adecuada.

Otras medidas más sencillas serían la colocación en la parte superior de los vehículos de trozos de cristal y espejos con el fin de reflejar los rayos solares y distorsionar la recepción de señales, el uso de maniquíes femeninos para provocar confusión, y aprovechar también la protección de árboles frondosos, cosa que al parecer ya había citado Osama Bin Laden en una carta enviada a los hermanos de AQMI, en la que les instaba a defenderse de los aviones espía aprovechando grandes árboles.

Como conclusiones, citan la gran preocupación que provocan los ataques de drones entre los muyahidines de las diferentes facciones de Al Qaeda, ya que tras una primera etapa en que fueron poco utilizados desde noviembre de 2002, a partir de 2009 se produjo un uso intensivo y letal. Mencionando al Coronel de la Fuerza Aérea de Estados Unidos Cedric Leighton al cual atribuyen declaraciones en sentido de que estas contramedidas no son ingenuas ni estúpidas, sino que provocan la necesidad de adquirir y desarrollar nuevas tecnologías de vanguardia para contrarrestarlas en el futuro.

Mali 24-02-13 (6) - copia

El domingo 24 de febrero, en varias páginas yihadistas se desmienten las informaciones de la muerte de solo un soldado francés miembro de la Legión Extranjera en la zona montañosa del noreste de Mali, durante los combates que se están desarrollando en las zonas de Tagargaren y Ngrgaran, indicando que realmente fueron tres los militares franceses que murieron y diez resultaron heridos de gravedad.

Según indican, la operación se inició con el fin de liberar varios de los rehenes que mantienen los yihadistas. Tras recibir los militares franceses informaciones engañosas que indicaban su localización en una cueva de Tagargaren, unos 140 paracaidistas aterrizaron en la zona, iniciando el asedio de la zona en la que se mantuvieron fuertes combates pasada la medianoche, por lo que no pudieron recibir cobertura de helicópteros, abandonando el lugar las fuerzas francesas al amanecer, dejando tras de sí armas y equipo pesado.