Ayer se cumplió el 89 aniversario de la abolición del Califato otomano en Turquía por Kamal Mustafá Attaturk. Para los islamistas se trata de un desgraciado acontecimiento que conmemora el fin de la unidad del mundo musulmán. En sus deseos de que pronto se restablezca, vaticinan que los cambios que se están produciendo en algunos países árabes en los dos últimos años como consecuencia de revueltas populares, constituye el resurgimiento de la hegemonía mundial del islam, y que pronto llegará el día en que se instaure el nuevo Califato.

Califato 1

Para conocer mejor los argumentos de los salafistas sobre estas aspiraciones, se reproducen algunos textos publicados ayer en conmemoración de la fecha:

¡Oh musulmanes! Recordad esta fecha en que la comunidad musulmana fue derrotada de verdad: 3 de marzo de 1924. En este día los musulmanes perdieron su escudo, su protección y dejó de tener valor su sangre y su honor.

Esta es la fecha en que los kuffar vinieron a nuestras tierras para quebrar nuestra voluntad y cometer violaciones, asesinatos y actos de pillaje. Esta es la fecha en que los kuffar libraron una cruzada implacable contra la comunidad musulmana. Esta es la fecha en que los kuffar impusieron sus sistemas corruptos sobre nosotros con la ayuda de sus títeres. Esta es la fecha en que el Islam ya no se enseña como una forma de vida y millones de musulmanes se occidentalizaron.

Califato 2

Tras la 1ª Guerra Mundial occidente elaboró ​​un meticuloso plan para lograr lo que había intentado en vano durante siglos, es decir, para poner fin al Califato. En 1916, los gobiernos francés y británico conspiraron en secreto para formar el Acuerdo Sykes-Picot que dividió las tierras del Califato otomano en esferas de influencia que iban a ser controladas por los estados occidentales.

El 3 de marzo de 1924, fue el trágico día en el que siglos de dominio islámico tuvieron un fatídico final, ya que el Califato fue abolido en Turquía. Su impacto e importancia fue tal que Lord Curzon declaró: “La situación actual es que Turquía ha muerto y con ello hemos destruido su fuerza moral, el Califato y el Islam”. Hoy 89 años después, sus palabras todavía resuenan. Turquía fue la sede del Califato y gobernó con honor y dignidad. Actualmente se encuentra peleando con diversos problemas, desde una disputa por el gas en alta mar, a las pérdidas sufridas por la “Flotilla de la libertad”. Puede presumir de su infraestructura y economía relativamente estable, pero está lejos de la situación histórica que alguna vez tuvo en el Califato.

Califato 4

El modelo de Estado-nación, aplicado a las tierras musulmanas ha mantenido a los musulmanes débiles. Enfrentados entre sí por conflictos generados desde Occidente, que aprovecha para explotar sus recursos. Actualmente, nos encontramos con Turquía en conflicto con los kurdos, disturbios en Pakistán como consecuencia de la “guerra contra el terror”, Afganistán e Irak están ocupados, los drones de EE.UU. siguen causando matanzas de civiles en Pakistán, Yemen y Somalia.

En el despertar musulmán reciente, denominado como la Primavera Árabe, encontramos que los mismos países imperialistas capitalistas que durante décadas estaban con los tiranos y continúan estándolo como en el caso de Siria, fingen astutamente estar con las masas, una vez que la caída del tirano es inevitable, tal como ocurrió en Túnez, Libia y Egipto.

Califato 5

Hoy en día, somos testigos de la caída de los dictadores que se impusieron durante largos años, y es natural esperar que el panorama político de los estados del norte de África y Oriente Medio volverá a la construcción política que existía antes, es decir, el Califato.