Hace un par de días se publicó una entrevista a Djamil Ahmat, periodista especializado en Chad, en la que explicaba los sorprendentes resultados de las tropas chadianas desplegadas en Mali. El balance oficial indica que han causado centenares de bajas entre los yihadistas, con un balance de 26 militares muertos.

Soldiers from Chad patrol the recently liberated town of Gao in northern Mali

Según Djamil, la experiencia de haber participado en las últimas décadas en cuatro guerras en el extranjero, así como en diversos conflictos internos  justifica esta precisión y letalidad, llegando incluso en las últimas jornadas a declarar haber matado a dos de los principales líderes salafistas, Belmokhtar y Abu Zeid, aunque aún falta la confirmación definitiva ya que solo se ha facilitado una fotografía realizada con un teléfono móvil.

Belmokhtar muerto

Resulta curiosa la diferencia de resultados que plantean otras fuentes locales quienes informan que tras haber sufrido los militares de Chad una primera emboscada el 5 de febrero, el día 22 volvieron a caer en otra en la que oficialmente se informó de 22 soldados muertos. Al parecer fueron 117 los que cayeron abatidos y 23 hechos prisioneros por los yihadistas, quienes ejecutaron a 22 y dejaron marchar a uno por ser un piadoso musulmán para que luego relatase las ejecuciones.

Tropas Chad 3

Estos acontecimientos habrían producido la deserción de al menos 200 soldados que huyeron hasta la frontera con Níger, y que regresaron a sus unidades tras convencerles a cambio de compensaciones económicas.

Tropas Chad 4

Tales diferencias producen cuando menos un cierto escepticismo y desconcierto, ya que estar luchando junto a las tropas francesas que solo han sufrido 4 bajas y caer en varias emboscadas en las que han muerto numerosos soldados chadianos, no parece corresponder con un ejército tan experimentado como se indicó al principio.