Miércoles 3 de abril, frente a la Gran Mezquita en el centro de París dos jóvenes francesas y una tunecina del movimiento feminista ucraniano Femen, con sede en la capital francesa, inician un sorprendente acto de protesta contra los musulmanes radicales salafistas.

En un instante enarbolan una bandera negra con la shahada (profesión de fe) en letras blancas, símbolo empleado habitualmente por salafistas y yihadistas, a la que prenden fuego sin que el servicio de seguridad de la mezquita tenga apenas tiempo para acudir y emprenderla a patadas con las chicas.

Quema 1

Este audaz acto de protesta tenía como objetivo denunciar las violaciones de los derechos humanos de las mujeres en los países musulmanes. Siguiendo con el ritual de anteriores acciones de protesta del grupo Femen, se quedaron en topless llevando escritos en sus cuerpos eslogans como “libertad para las mujeres” o “islamistas árabes contra las mujeres”.

Quema 2

Inna Shevchenko portavoz del grupo feminista, declaró tras el incidente que habían elegido para denunciar el extremismo religioso la Gran Mezquita de Paris por tratarse de un lugar simbólico para los musulmanes, así como en solidaridad con la joven activista tunecina Amina Tyler que provocó un escándalo en su país a mediados de marzo al publicar en Internet imágenes de su pecho desnudo con la inscripción “mi cuerpo me pertenece, no representa el honor de nadie”, tras lo cual los salafistas tunecinos solicitaron que fuese condenada a morir lapidada.

Quema 3

Tras el incidente ante la Gran Mezquita, la provocación estaba servida y a las pocas horas numerosas webs y perfiles salafistas de las redes sociales se pronunciaban con gran dolor y toda clase de improperios ante el descomunal agravio. En una de las páginas radicales de Facebook más populares publicaron el siguiente texto:

Quema 4

“Cuando una banda de degeneradas se desnudan para quemar la bandera del Islam ante una mezquita frente a los ojos de los musulmanes, sin ninguna respuesta digna ni adecuada de nosotros, se hace necesario preguntarse sobre el grado de humillación en que nos encontramos, sobre el nivel de castigo que Allah nos envía y sobre el realismo de nuestra pútrida debilidad hasta el punto de que mujeres desnudas puedan venir a blasfemar en contra de nuestra fe sin miedo!

Quema 5

Continuad movilizándoos ante las urnas, con vuestros “diputados”! Continuad vuestra carrera desenfrenada para que reconozcan vuestra nacionalidad republicana! Continuemos comportándonos como guerrilleros talibanes en Fecebook mientras estamos sujetos como trapos de fregar en nuestro día a día! Continuad en silencio, inmóviles, inactivos, cobardes y negándoos a participar!

Quema 6

Continuad! Los hermanos birmanos que están siendo masacrados tienen más honor que nosotros! La muerte digna en la persecución del injusto es más noble que vivir en este país sin ser capaces de reaccionar!”

Numerosos perfiles añadieron comentarios respaldando las declaraciones de protesta contra las jóvenes feministas exigiendo venganza.

Quema 7

Confieso que la simpatía que sentía por estas valientes feministas en sus anteriores actos de protesta, se ha transformado en un profundo respeto y admiración. Me descubro ante vosotras y muchas gracias por defender la libertad!