La página oficial de Ansar al Sharia en Sousse (Túnez), localidad situada unos 57 Km al este de Kairouan, ha compartido el enlace para descargar en PDF el primer número de la revista yihadista en inglés AZAN editada por los talibanes afganos, prestando una especial atención al artículo que dedican a los drones, comentando:

AST y AZAN 1 - copia

Página oficial de Ansar al Sharia en Sousse

“En un notable desarrollo fuera de lo común, los talibanes afganos han publicado la revista AZAN para la yihad, conteniendo diversos aspectos de las batallas que tienen lugar en Afganistán contra las fuerzas estadounidenses y la coalición internacional. También contiene muchas otras noticias sobre otras áreas en las que se está luchando en todo el mundo como por ejemplo Mali.

Es sorprendente que se haya difundido en muchas webs especializadas, debido a la alta calidad técnica de un artículo muy completo sobre el funcionamiento de los drones.

Después de que los enemigos infieles se convencieron de que no serían capaces de vencer a los muyahidines, comenzaron a utilizar los drones como sistema de espionaje y reconocimiento, haciéndoles volar sobre sus cabezas a mucha altitud. Pasando después a lanzar misiles contra las viviendas de personas inocentes, en su mayoría mujeres y niños, han asesinado entre 2005 y 2011 unas 2.583 personas en 329 misiones exploratorias, demostrando la cobardía del Ejército de EE UU que no se atreve a enfrentarse en tierra.

Para realizar estas acciones cuentan con espías que consiguen sobornando a traidores entre la población afgana y pakistaní, a los que les entregan una tarjeta que contiene un chip con el software adecuado para que al colocarla en los hogares de los muyahidines, permita a los drones bombardearlos. Pero la ambición de los cobardes traidores que solo piensan en cobrar más dinero, hace que coloquen las tarjetas en cualquier casa con tal de obtener a cambio 4.000 rupias sin saber quien vive en esa casa, pudiendo tratarse incluso de escuelas llenas de inocentes niños.

AST y AZAN 2 - copia

Oh musulmanes, estas aeronaves se han convertido en un gran problema para la nación islámica ya que están matando a muchos de sus hijos y se han convertido en un desafío para nosotros. Hacemos un llamamiento a los musulmanes y a los expertos de todo el mundo para investigar cómo se pueden interceptar las comunicaciones o anular los sistemas de control de estos drones.

Hay que tener en cuenta que Richard Clark, un asesor de la Casa Blanca en temas de seguridad, ha informado que los intentos de los talibanes para hackear los sistemas de las aeronaves no tripuladas son inútiles ya que ni los muyahidines ni sus simpatizantes tienen capacidades técnicas para ello, menos aun teniendo en cuenta que las redes del Departamento de Defensa de los EE UU es una de las más seguras y protegidas del mundo.

Lo cierto es que los talibanes de la República Islámica de Afganistán ya han conseguido interceptar las comunicaciones de los drones del modelo RQ-170, aislándolo de su centro de control, con lo que acaban estrellándose. Además Irán ha logrado descifrar y extraer información sensible de un drone que interceptaron casi intacto, aprovechándola para crear un modelo propio con prestaciones mejoradas.

AST y AZAN 3

Artículo sobre drones en AZAN

Los combatientes iraquíes también pudieron hackear un drone Predator en 2009 gracias al programa de origen ruso Skygrabber cuyo precio es de 26 $. Las pruebas que lo demuestran las obtuvieron los propios militares norteamericanos cuando descubrieron en un ordenador portátil de combatientes iraquíes capturados, imágenes grabadas por las cámaras de los aviones espía de EE UU en las que se visualizaban los movimientos de las tropas iraquíes, cosa que fue un shock para los militares americanos”.

Aunque no se ha podido demostrar la credibilidad de la información publicada en AZAN sobre los drones, parece bastante evidente que se ha realizado con fines propagandísticos ya que en diversos foros y redes sociales yihadistas, no cesan de aparecer listados de medidas de seguridad para protegerse de los temidos aviones espía, cosa que evidencia la preocupación que representan para los radicalizados y la poca o nula credibilidad de los enigmáticos y baratos programas de interceptación de origen ruso.