Entre los contenidos de la página de Ansar al Sharia en Mauritania de los últimos días, destacan tres noticias:

ASM (1) 07-06-13 - copia

Comparten la fotografía del conductor publicada en Saharamedias.net

Hecho ocurrido el miércoles 5 de junio. Un vehículo conducido por un oficial de Marines de los EE.UU. atropella mortalmente a una persona en Nouakchott.

“El todo terreno pasó completamente las cuatro ruedas por encima de la víctima, al volante un oficial de la Armada de EE.UU. Ayer, un mauritano resultó muerto en el acto en un camino del distrito de Zeina cerca de Nouakchott. Enseguida se concentraron decenas de personas cerca del lugar donde se impidió al oficial abandonar el lugar antes de la llegada del grupo de investigación de la Gendarmería mauritana.
La embajada de EE.UU. envió unos minutos después del incidente al agregado militar ya que el vehículo tiene matrícula diplomática. El cuerpo de la víctima, un joven barbudo nacido en la población de Krmesan, fue trasladado al hospital central de Nuakchot”.

ASM (2) 07-06-13 - copia

El 2 de junio, se informó de una carta escrita por uno de los presos salafistas mauritanos llamado Didi Ould Bayecid, sobre “las propuestas de dialogo y la gota que ha colmado el vaso”:

“Oh, vosotros que no creéis ni hacéis aquello que nos habéis propuesto, vuestras falsas propuestas son una abominación a los ojos de Allah y padeceréis las consecuencias.

Si no mantenéis lo dicho, seréis responsables de incumplir el pacto.

Si violáis la alianza después de su ratificación, cortando lo que Allah ordenó unir, seréis los perdedores.

Ya han pasado tres años o más desde que los gobernantes de Mauritania nos llamaron a dialogar con ellos, lanzando una campaña mediática sin precedentes a todos el pueblo mauritano y convocando a la negociación a un gran número de prestigiosas eminencias religiosas a quienes confiaron la responsabilidad para la realización del diálogo. Prometiendo el Presidente de la República por escrito que aquellos que abandonasen la lucha armada serían absueltos y liberados.

Yo personalmente le pregunté al estudioso sheikh Mohammed bin Hassan: ¿este diálogo va en serio para todos, o se trata de una maniobra del régimen para mostrar al mundo su voluntad de diálogo? Respondiendo literalmente que se trataba de un diálogo serio para todos independientemente de los cargos en su contra, y que lo importante era comprometerse a abandonar la lucha armada tras salir de la prisión.

Yo no estoy en la cárcel por haber luchado con armas y le escribí mi compromiso al Presidente Mohammed Abdul Azziz diciéndole: yo sé quién soy y después de quedar en libertad quiero que la policía me devuelva el coche que me quitó, recuperar el trabajo de contable que tenía en una empresa y algo de dinero para poder casarme. Renovando mi compromiso con la seguridad e integridad nacional. Finalizando el texto con muchas pruebas de mi inocencia sobre los cargos en mi contra, entre los que hay el asesinato de una persona de origen norteamericano que murió por un hachazo en la cabeza y tiroteo posterior con los policías.

Ya han pasado tres años sin recibir contestación de las autoridades y aquí me gustaría hacer hincapié en que sigo con mi convicción de no participar en la yihad. Resultando un claro incumplimiento del Estado en los compromisos adquiridos con los científicos islámicos, quienes albergaban en sus corazones la veracidad de las propuestas y no recibieron razones para la obstrucción.

Debería haberse respetado el pacto, pero no se ha hecho con nadie, han actuado de forma negligente incluso con aquellos que completaron sus condenas durante el proceso de diálogo. Recibiendo fuertes presiones psicológicas y con numerosos extraños casos de fugas deliberadas, desapariciones forzosas o involuntarias a la prisión secreta de Ersloh.

Ahora resulta que a los funcionarios del sistema no les importa la defensa pacífica de la sharia y permitirán las manifestaciones pacíficas para reclamarla, finalmente yo diría que las amenazas a personas inocentes y vulnerables, acosándonos con una política de intimidación y el robo de la dignidad y la libertad, bajo pena de muerte y prisiones secretas, solo sirven para firmar la prueba de la injusticia, opresión, falta de igualdad y no respetar las normas.

Voy a repetir las palabras del sabio Maulana Ali Moumnon quien afirmó que lo único que nos ha de ocurrir es lo que Allah haya decretado para nosotros. Si confiamos en Allah, es suficiente, él es suficiente, Allah es suficiente”.

El preso salafista Didi Ould Bayezid.

ASM (3) 07-06-13 - copia

La tercera y última noticia, se trata del regreso a Mauritania del yihadista Haji Abdul Kader, después de haber sido deportado de la prisión afgana de Bagram:

“Según la agencia de noticias Nouakchott, un avión militar estadounidense que aterrizó en el aeropuerto de Nouakchott el viernes 31 de mayo  por la noche, traía al preso Abd al-Rahman Ould Muhammad al-Hussein, también conocido como Haji Abdul Kader.

La fuente dijo que Abdul Kader, con el apodo “Younis el mauritano” se encontraba detenido en la base aérea de Bagram en Afganistán desde que fue detenido en septiembre de 2011, en una operación conjunta entre el ISI (servicio de inteligencia paquistaní) y la CIA.
Se descartó que a bordo también viniese cualquiera de los prisioneros mauritanos detenidos en Guantánamo, a saber: Mohamedou Ould Salahi y Ahmed Ould Abdel Aziz, descartando las informaciónes confusas que sobre esto se habían extendido.
Las autoridades acusan al mauritano Abderrahmane Ould Mohamed Hussein apodado “Hajj Ould Abdel Kader”, y “Younis el mauritano”, de haber participado en el ataque a una guarnición militar a principios de junio de 2005 a manos de combatientes del Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC), en la que resultaron muertos 17 soldados mauritanos.
Entonces era conocido como “Joseph el afgano”, porque había viajado a Afganistán en 2004 y estuvo alejado durante algún tiempo antes de regresar a Mauritania, por haberse trasladado al norte de Malí, donde se unió a al-Qaeda en el Magreb Islámico, y luego regresó a Mauritania en 2008, cuando las autoridades anunciaron que se encontraba en búsqueda y captura, él fue capaz de salir del país y regresar a Afganistán en 2008 permaneciendo allí hasta que fue detenido en 2011 en la ciudad paquistaní de Quetta después de que su nombre apareciese en los medios de comunicación europeos como el responsable de Al Qaeda para la planificación de una serie de atentados en países europeos”.