Abdullah Bin Mohamed, un analista de ideología yihadista del que ya se publicó una entrada el 1 de abril comentando la guerra de Corea: ( https://monitorys.wordpress.com/2013/04/01/crisis-de-corea-vista-por-los-salafistas/ )

Abm

Perfil de Twitter de Abdullah con más de 55.000 seguidores

Ha aprovechado los actuales incidentes de Turquía para dar su particular versión de los acontecimientos, intentando manipular los efectos de las manifestaciones populares hacia propósitos salafistas y animando a sus seguidores para que protagonicen actos de protesta y sacar provecho de la difusión mediática internacional así como de las ventajas que puedan obtener si las autoridades turcas acaban ofreciendo compensaciones para alcanzar la paz social. Se adjunta una entrada de su página de Facebook del 31 de mayo:

“El ex ministro de Asuntos Exteriores británico Jack Straw, ha revelado un acuerdo secreto para dilatar el ingreso de Turquía en la Unión Europea ¡la razón es que se trata de un país musulmán!

Los europeos no han perdido su espíritu de la Europa cristiana, la cuna de las cruzadas y por eso han ignorado la solicitud de Turquía para ingresar en la Unión.

Los políticos europeos han impuesto como condición para considerar la incorporación de Turquía, la demolición de los monumentos históricos que representen el islam. Sin embargo, nunca se ha solicitado esta condición a ningún país por sus monumentos judíos y cristianos.

Desde el ascenso al poder del partido islamista del presidente Erdogan, Turquía se ha convertido en una de las economías emergentes más grandes, en contraposición con algunos países de la UE que están al borde de la quiebra.

El presidente turco no ha creado ninguna teoría nueva sino que ha hecho creer a los musulmanes en sus capacidades y eso es precisamente lo que los bloquea a las puertas de Europa.

Turquía

La Turquía actual es consciente del éxito que ha logrado al regresar al modo de vida islámico y esto es un buen augurio para erradicar a los seculares y la imposición de la sharia.

Los musulmanes de Turquía saben que en las profundidades del gigante islámico se encuentra una gran potencia.

La dilación de la OTAN para proteger a Turquía de los ataques del régimen sirio sigue la misma línea que las acciones de bloqueo de la UE. Aunque bien que aceptaron su incorporación a esta organización militar para aprovecharse de ellos.

El balance que se está produciendo después de la caída de Estados Unidos como primera potencia mundial, ha dado inicio a un sistema multipolar que devolverá a Turquía el protagonismo que tuvo como poder global representado por el Califato.

La revolución árabe que ha derrocado a los tiranos en muchos países, está dando lugar a una sólida Turquía a través de multitudinarias manifestaciones que exigen la vuelta al islam por la fuerza de los árabes y el regreso a la enemistad histórica con la Europa cristiana”.