El domingo 16 de junio en el blog y Facebook de “Salafi Magazine” publicaron una entrada sobre “la yihad del siglo 21: los lobos solitarios” con el siguiente contenido:

“Atrás han quedado los días en que se tardaban años de reuniones secretas de preparación para planear un ataque contra los intereses de los no creyentes. Hoy en día tenemos una nueva generación, la de Twitter y Facebook como Dzhokhar Tsarnaev, uno de los dos hermanos chechenos que están detrás de los atentados de Boston, y que publicaba sus tweets mientras cabalgaba perseguido por 3000 policías.

Jihad XXI (1)

Ahora pueden realizarse ataques improvisados​​. Esto es lo que ocurrió en Francia en el distrito de la Défense cuando el joven Alexander D. vio a un militar y le atacó a con un cutter. Se le presentó la oportunidad y no la desaprovechó.

Antes que ellos, Merah había allanado el camino al cometer él sólo una serie de ataques que produjeron varias muertes. Y más recientemente, en Inglaterra, el nigeriano Adebolajo aprovechó su oportunidad y golpeó a un militar inglés con su vehículo.

Este tipo de operaciones es indetectable, es imposible identificar a quien prepara el golpe, lo que supondría en un caso así controlar a miles de personas al mismo tiempo, cosa que técnicamente es imposible. Por otra parte, el gobierno francés ha creado legislación para controlar Internet con mayor eficacia, ya que creen que es a través de las redes sociales donde los jóvenes se “radicalizan” o aprenden a construir artefactos explosivos (las ollas a presión de Boston)”.

Jihad XXI (2)

“Es difícil para los gobiernos identificar a aquellos que se transforman en potenciales yihadistas de la noche a la mañana. Jóvenes normales que no tienen relación alguna con los responsables de grupos como Al Qaeda, que nunca en su vida han conocido a un muyahidín y que después de ver algunos videos en Internet deciden pasar a la acción.

Y como dijo Anwar Alawlaki “No pidas permiso a nadie para matar estadounidenses”.

En otra entrada del 31 de mayo, titulada “¡Sed misericordiosos con los creyentes, orgullosos y poderosos contra los infieles!” exponían el siguiente texto:

Jihad XXI (3)

“El Islam es una religión de paz y compasión” ¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAaaah! Cuando oigo frecuentemente esta frase, me dan ganas de arrancarme los pelos de la barba.

Si el Islam es una religión de paz…en tiempos de paz…y con los creyentes, sus hermanos y hermanas en el Islam. Sin embargo, aquellas personas que repiten sin cesar esta famosa frase, les gustaría ver a los musulmanes sometidos, débiles, dóciles con sus enemigos hasta el punto de aplicar la frase sagrada de (supuestamente) la Biblia: “Si te abofetean, pon la otra mejilla”. ¡Qué débiles!

Por desgracia para quienes intentan desmoralizarnos, esto no es el Islam. ¡El Islam es el orgullo y la dignidad!

El Islam es el orgullo de la arrogancia hasta exacerbar a los incrédulos. El Profeta le dijo a uno de sus compañeros Abu Dujana Alansary que se pavoneaba delante de los kuffars antes de la batalla: “¡Es una postura que Allah odia, excepto en estas situaciones”.

Ya sabes lo que tienes que hacer para irritar a los infieles y los hipócritas:

Jihad XXI (4)

¡Sí! Trabaja tus músculos en el gimnasio para poder ser un buen atacante”.