Organizada por:

ECOSED: Espacio Corporativo de Seguridad y Defensa (http://ecosed.es/)

IEEE: Instituto Español de Estudios Estratégicos (http://www.ieee.es/)

Lugar: Museo de Historia de Cataluña (Barcelona)

Fecha: 18 de diciembre de 2013

Entrada libre previa inscripción ( ecosed@ecosed.es )

La Guerra Civil Siria — llamada simplemente Guerra de Siria o Crisis en Siria — es un conflicto bélico que enfrenta al gobierno y a las Fuerzas Armadas de Siria en contra de diversos grupos terroristas rebeldes de la oposición que buscan derrocar al gobierno y, en particular, sacar del poder al presidente Bashar Al-Asad. Sin embargo, el gobierno sirio ha asegurado que el conflicto es una guerra contra el terrorismo, no una guerra civil del pueblo contra el presidente.

La guerra se ha considerado influida por otras protestas simultáneas en países del mundo árabe, que han venido exigiendo profundos cambios en sus gobiernos. Como en Túnez, Egipto, Libia y Bahréin, parte de los manifestantes reclamaban más libertades y democracia, así como un mayor respeto de los derechos humanos. Sin embargo, con el paso del tiempo, el objetivo de la rebelión se ha centrado en el derrocamiento del gobierno de Bashar al-Asad.

Jornada ECOSED Barcelona

El conflicto se inició en 2011 con una serie de protestas pacíficas en contra del gobierno y en especial en contra del presidente Bashar al-Asad, que se fueron intensificando a lo largo del mismo año. La represión de las manifestaciones provocó que una parte de la sociedad civil y sectores del Ejército se alzaran en armas formando el llamado “Ejército Libre de Siria”. Para finales de año, los “rebeldes” —como se comenzó a denominar en los medios internacionales a quienes se enfrentan al gobierno— habían formado una guerrilla en el norte del país que posteriormente se extendería a lo largo del territorio sirio. A comienzos de 2012, los rebeldes habían logrado dominar muchas localidades del norte del país, debido a su mayor cercanía con Turquía cuyo gobierno los apoya, pese a los contraataques diarios del Ejército. La rebelión popular fue dando pie a enfrentamientos armados hasta desembocar en lo que se ha considerado una guerra civil. En 2012 se intensificaron de manera creciente los combates, así como la dureza de los ataques del Ejército a las ciudades ocupadas por los “rebeldes”, destacando la ofensiva sobre Homs, que convirtió la antigua Emesa en la ciudad más dañada de la guerra hasta entonces. La guerra tomó un curso más serio y decisivo cuando entre junio y agosto los “rebeldes” tomaron el control del este de Alepo y mantuvieron numerosos frentes en la capital, Damasco.

Por su parte, al menos desde finales de 2012, se empezaron a registrar enfrentamientos armados de distinta intensidad entre algunas facciones del bando “rebelde”, principalmente entre los grupos kurdos e islamistas. Alepo continúa con enfrentamientos diarios que han devastado la ciudad, con la mayoría del territorio en manos de los rebeldes en mayo de 2013. En Damasco, el Ejército logró hacer retroceder a los rebeldes, aunque persisten combates y atentados con frecuencia e intensidad irregulares. A pesar de los esfuerzos de la Liga Árabe y de la ONU —que habían enviado varias misiones diplomáticas para poner fin al conflicto— en 2013 el cese el fuego parecía lejano. Las tropas del gobierno siguieron bombardeando puntos estratégicos para los rebeldes, y éstos a su vez, continuaron con los atentados y los enfrentamientos. El 6 de enero, el presidente dio un discurso público en el que llamaba al diálogo y al cese de la violencia, pero esto no fue aceptado por los “rebeldes”, lo que hizo que el gobierno siguiera con sus ataques. El 6 de marzo, los rebeldes tomaron la ciudad de Ragga, primera capital de provincia en caer completamente en sus manos. A mediados de 2013, el gobierno comenzó a asediar fuertemente las localidades más conflictivas; así se vio en Al-Qusayr, donde el presidente derrotó a los rebeldes. Durante el mismo período, en ciudades como Homs y Alepo, el ejército ha redoblado la potencia de sus ofensivas y ha comenzado a realizar efectivas operaciones de ataque, teniendo un avance que no se había visto desde el inicio del conflicto.

En el transcurso del conflicto, además, el gobierno sirio se ha enfrentado a varias crisis diplomáticas con países vecinos como Turquía, Israel o Líbano, que han dado pie a bombardeos y ataques incendiarios. En sus ramificaciones internacionales, la rebelión recibe apoyo en distinto grado los países occidentales, como Estados Unidos, naciones vecinas como Turquía y los países árabes del Golfo Pérsico, mientras que el gobierno es apoyado de distintas maneras por Irán, Rusia, la organización libanesa Hezbolá y algunos otros gobiernos entre los que destaca China. La guerra civil en Siria ha dejado, hasta el momento, más de 110.000 muertos, de los cuales 40 000 son víctimas civiles; ha dejado a más de 3 000 000 de refugiados y a la mayoría de las ciudades con una gran devastación. La guerra siria ha elevado el número de desplazados a escala mundial a su máximo nivel en los últimos 18 años. Este cúmulo de atrocidades convierte al conflicto en la más brutal crisis de la Primavera Árabe y una de las peores guerras del Siglo XXI. Ambos bandos del conflicto han sido acusados desde diversas organizaciones y gobiernos de cometer crímenes de guerra y graves violaciones de los derechos humanos.

Estas jornadas van dirigidas especialmente a:

– Estudiantes y titulados universitarios de disciplinas diversas como son las Ciencias Políticas, Psicología, Derecho, Criminología, Sociología, etc.

– Profesionales de las Fuerzas Armadas y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

– Periodistas, abogados, diplomáticos, criminólogos, profesionales de la Seguridad Privada, así como cualquier interesado en la temática de las jornadas.

Coordinación y organización académica:

David Odalric de Caixal i Mata

Oscar Perez Ventura