A mediados de mayo de este año apareció en Twitter un perfil dedicado a la distribución de ideología yihadista, con la difusión de fatwas, sermones y discursos de algunos de los clérigos y líderes más populares.

También han dedicado un importante esfuerzo a traducir al árabe diferentes documentos de análisis sobre los errores cometidos por Al Qaeda, y que habían sido realizados por algunos de los más prestigiosos analistas internacionales y Centros de Estudio como el CTC (Combating Terrorism Center) de West Point.

Avatar contryih

Avatar del perfil de Twitter

El 16 de septiembre, publicaron un tuit con el enlace de descarga de un dossier de 36 páginas realizado por Brian Fishman para el CTC el 16 de marzo de 2009, titulado “Disfunción y declive. Lecciones aprendidas por Al Qaeda desde dentro”.

Para elaborar este análisis, se utilizó diverso material recién desclasificado y que los servicios de inteligencia del Ejército de los EE UU habían interceptado a miembros del ISI (Estado Islámico en Irak) que había evolucionado desde AQI (Al Qaeda en Irak).

Es interesante observar como a través de la publicación de estos documentos traducidos al árabe, se demuestra el esfuerzo que dedican a labores de contrainteligencia algunas plataformas mediáticas yihadistas desde las redes sociales.

A continuación se resumen los principales contenidos del análisis de Brian Fishman para que el lector saque sus propias conclusiones:

Al Qaeda es una sombra de lo que fue debido a su brutal radicalización que provoca el rechazo entre la población, motivado por dos razones principales: la reacción sectaria entre los chiíes de Irak, sin que los muyahidines contasen con medios para defenderse de la avalancha posterior y en segundo lugar la creación del ISI sin contar con el apoyo adecuado de la población.

Dysfunction and Decline

Portada original del documento de Brian Fishman

A los puntos anteriores hay que añadir la presión de las fuerzas militares iraquíes y norteamericanas que provocaron consecuencias fatales como la debilidad operacional en la escala de mandos, errores tácticos y desconexión logística que mermó la capacidad dejándola al nivel de un grupo que comete acciones vandálicas.

Durante la caída del ISI uno de sus comandantes elaboró un informe con las “lecciones aprendidas”:

  • Vulnerabilidad de los mecanismos de comunicación.
  • No entender al pueblo iraquí.
  • Uso de contrabandistas sirios poco fiables.
  • Sobrevalorar las capacidades de los combatientes extranjeros que se integraban en sus filas.
  • Mala cooperación entre emires (jefes regionales del ISI).
  • Tensiones entre muyahidines extranjeros y miembros iraquíes del ISI.
  • Estructura de mando que diluye la autoridad y con una burocracia excesiva.
  • Uso inadecuado de los recursos financieros.

Con todo lo anterior, se considera que es poco probable que el ISI sea completamente destruido y puede verse reforzado en el futuro si los líderes tribales sunnitas siguen siendo políticamente marginados.

Se establecen algunas comparaciones con la situación de Al Qaeda Central en Pakistán para extraer conclusiones favorables:

  •  Pakistán constituye un refugio relativamente seguro porque se han infiltrado en los grupos tribales desde hace más de 20 años, rehuyendo del liderazgo imperioso.
  • Se han cometido menos ataques a gran escala que masacren a la población civil.
  • Se ha dedicado mucho esfuerzo en mejorar la capacidad de adoctrinamiento de los líderes.
  • Se han planteado unas expectativas realistas.

Disfunciones y declive

Documento distribuido por los yihadistas

Como recomendaciones para Irak, se establecían:

  • Tener en cuenta el contexto y la dinámica de las organizaciones locales.
  • Alcanzar un nuevo sistema político trabajando desde dentro de los sistemas tribales establecidos.
  • Lograr sistemas de comunicaciones efectivos.
  • Tener en cuenta el papel crítico de los ataques con drones dirigidos a los jefes del ISI.
  • Aplazar el liderazgo estableciendo alianzas con líderes tribales y aliados locales.
  • Adoctrinamiento ideológico, matrimonios de conveniencia para infiltrarse en las redes de los clanes familiares.
  • No llevar a cabo ataques indiscriminados a civiles, cometer asesinatos selectivos que limiten la reacción negativa de la población.
  • La pretensión del ISI de obtener un rápido liderazgo es su propio peor enemigo.