En sus canales mediáticos habituales como Amaq Agency y Nashir, elementos del Estado Islámico acaban de distribuir la noticia de la ejecución de Elvira Karaeva de 28 años, mediante un disparo en la cabeza, acusada de espiar para el servicio de inteligencia ruso (KSB).

Elvira llegó a las tierras del Califato en 2013 procedente de la región de Kabardino-Balkaria en el Cáucaso norte. Estuvo casada sucesivamente hasta con cuatro muyahidines caucásicos que murieron en circunstancias extrañas, lo que motivó que los elementos de contravigilancia del Daesh la observasen de cerca.

Elvira Karaeva

En diversas ocasiones Elvira consiguió rebatir las acusaciones de espionaje negandolo todo, hasta que al parecer elementos muyahidines obtuvieron una grabación en el Caucaso donde un oficial del FSB reconocía la afiliación de Elvira.

Durante su estancia entre las filas del Estado Islámico, Elvira provocó la muerte de al menos seis combatientes yihadistas, incluyendo su último marido “Abu Muslim”.